Inicio > Blog > Para reflexionar

Para reflexionar


Mi esposa y yo tiempo después del accidente

Hola que tal

El día de hoy estoy un poco reflexivo, así que quiero compartir contigo algunas ideas que traigo en mi cabeza y que alguna vez pasaron por mi mente justo antes de que decidiera aprender y compartir sobre Primeros Auxilios.

En alguna ocasión leí en alguna parte que “Los accidentes no tienen horario”…

Para ser honesto no puse mucha atención a esta frase, de hecho (te platico la escena), la vi, leí y dije: -“Orale, que interesante y que cierta frase” pero solamente eso, quedo el asunto terminado y seguí con mis ocupaciones cotidianas, con mi vida.

Paso el tiempo y esa frase cobro para mi mucha importancia, y es aquí donde quiero compartir una historia que viví de cerca y que en lo personal me movió a hacer lo que actualmente hago:

En una ocasión estaba en casa ayudando a mi esposa con algunas tareas del hogar, cosas tan cotidianas como recoger la mesa, acomodar algunos utensilios de cocina en su lugar y cosas por el estilo. Mientras, en el segundo piso de la casa, mi esposa se dedicaba a trapear las habitaciones.

Una vez que mi esposa terminó de asear la parte superior de la casa cometió uno de los mas simples y comunes errores que las amas de casa cometen: Dejar mojadas las escaleras.

Para no hacer la historia larga, lo que parecía un fin de semana tranquilo, en compañía de la persona que amas, se convirtió en algo que me hace recordar una y otra vez la frase que mencioné en un inicio: “Los accidentes no tienen horario”.

Mi esposa cayó de las escaleras, golpeándose la parte baja de la espalda, los brazos y piernas. La escena fue de lo mas rápido posible, no tengo tiempo estimado (y obviamente no lo piensas en ese momento), pero segundos bastaron para que pasara ese accidente.

Las consecuencias (dentro de lo que cabe) fueron “leves”, un esguince cervical y contusiones graves a mi esposa provocadas por los impactos de su cuerpo en los peldaños de las escaleras.

Gracias a Dios mi esposa puede contar lo sucedido, pues de haber golpeado o caído de una manera diferente, las consecuencias pudieron haber sido la inmovilidad total o parcial de su cuerpo, coma por desprendimiento de tallo cerebral o la muerte.

Justo en ese instante la frase cobra un sentido diferente, no solo para mi, sino para la familia en general, pues el traslado al hospital, la espera en la sala de urgencias, el diagnóstico, el tratamiento, la rehabilitación, todo conlleva tiempo y esfuerzo que, de haber podido, se hubiera evitado. Claro, siempre con la preparación adecuada.

La intención de hoy es totalmente educativa, me gustaría que en verdad reflexiones sobre tus acciones diarias, tu actividades cotidianas, sobre tu familia, tus hijos, tu pareja, tus padres, tus amigos, en fin, en general sobre los que amas y te aman. ¿Estás preparado para una emergencia como la que viví con mi esposa?, ¿Te gustaría saber qué hacer ante una situación grave?, ¿Cuanto te dolería ver a quien amas sufriendo por una emergencia?…

Revisa tu día a día, la frase que yo alguna vez leí, hoy se convierte en una premisa: “Los accidentes no tienen horario”… ¿Para ti que significa?….

No olvides comentar y dejarme tus preguntas y sugerencias, es un placer para mi ayudarte a despejar y aclarar tus dudas.

Nos leemos en el siguiente post.

Saludos.

Alejandro Lecuanda

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s